Consulta Online

La modificación de la Ley Orgánica del Poder Judicial, publicado el pasado sábado, es un grave atentado contra el órgano de gobierno del poder judicial: el CGPJ. Esto no es un ataque aislado nuestro sistema constitucional, pero uno más, con el pretexto de la existencia de una crisis económica persistente. De hecho, cuestiones como la reforma constitucional de 2011, la privatización de algunos servicios públicos como la sanidad y la educación, la desaparición de los fondos para la unidad y así sucesivamente, pero no las medidas adoptadas con el fin de cambiar el modelo de convivencia que nos hemos dado los españoles .

Las manifestaciones más importantes de este nuevo ataque, además de otros temas (como el nuevo funcionamiento interno de la junta) tratados con una muy mala técnica legislativa, en nuestra opinión, claramente inconstitucional y revelador de una desconfianza clara de los jueces y magistrados, Ellos son las siguientes.

1) la condición jurídica de miembro de la Junta se altera, como un dedicado y otras continuará ejerciendo sus profesiones, la carga, que si pingües dietas (cerca de 2.000 euros al mes) para asistir a las sesiones plenarias y comité.

2) el sistema de elección se puede elegir sólo aquellos que corresponden a una de las Cámaras y mantenerse hasta que el resto son elegidos por la otra se modifica. Curiosamente, el PP tiene la mayoría necesaria en el Senado, pero no en el Congreso, lo que puede aumentar significativamente su cuota de poder en la composición de este órgano.

3) Se priva al Consejo de poderes importantes, alterando la naturaleza de órgano constitucional y la prevención de la planificación directa y judicial de políticas.

4) Sus resoluciones son objeto de privilegio legal que carecen de otros órganos constitucionales.

Pero este no será el último ataque a nuestro sistema democrático. La reforma de la administración central, la modificación de los gobiernos locales, la reestructuración de los parlamentos regionales, etc … todo por el bien de los ahorros presupuestarios que no oculta sino un cambio de modelo y otros anuncian. Y todo esto, incluso en un sistema donde la corrupción se convierte en nuestro sistema de gobierno de la par excelencia. Y todavía no hemos llegado a la mitad de la Legislatura.