Consulta Online


Alrededor de 3.000 residentes de la ciudad de Ibi en la región de Valencia de España el domingo atacaron mutuamente con harina y huevos podridos en un festival anual con matices políticos serios.
El festival conocido como Els Enfarinats (los Seres enharinada) ve participantes escandalosos un golpe de Estado contra el simulacro de las autoridades locales.
Durante la rebelión de Domingo, que coincidió con el de España 28 de diciembre equivalente del Día de los Inocentes, los nuevos gobernantes de la ciudad participan en un ruidoso – y desordenado – batalla con un grupo conocido como el L’Oposició (La oposición).
Más de 1.500 huevos podridos fueron lanzados mientras que cientos de kilogramos de harina fueron zarandeados como los revolucionarios Els Enfarinats trataron de consolidar su breve paso por el poder, informó el diario regional La Verdad.

Una característica única del festival en Ibi ve líderes temporales de la ciudad haciendo una colecta con el dinero que se recoge mediante la imposición de multas a las personas que violan las nuevas leyes absurdas introducidas por el día.
Pero el evento de invierno, cree que tiene sus orígenes en el festival de Saturnalia romana, no es todo diversión y juegos.

“El (Els Enfarinats golpe) era lo que a mucha gente le gustaría, una pequeña revolución local, pero sería mejor si fuera más grande,” Eva Mayol, un biólogo de 28 años de edad, quien tomó parte en la batalla dijo España de diario El País.
El anterior alcalde de la localidad, Mayte Parra con gobernante conservador Partido Popular en el país (PP), fue destituido de su cargo después de una moción de censura. Tres concejales bajo su administración están siendo investigados por acusaciones de soborno y lavado de dinero.
“Lo que necesitamos es una verdadera renovación, la gente está cansada de escuchar lo mismo, la llegada de (el popular nuevo partido anti-austeridad) Podemos nos ha obligado a tomar el camino que deberíamos haber ido en nosotros mismos”, del nuevo pueblo alcalde Rafael Serralta, también con el PP, dijo a El País.